toshiba

Las acciones del conglomerado japonés Toshiba han cerrado la sesión en la Bolsa de Tokio con una caída del 20,43%, después de que la compañía advirtiera ayer de que el valor de los activos adquiridos en diciembre de 2015 por su filial estadounidense Westinghouse se han deteriorado en “miles de millones de dólares”, lo que podría impactar negativamente sus resultados financieros.

De este modo, el precio de las acciones de Toshiba en la Bolsa de Tokio despedía la jornada en 311,6 yenes (2,5 euros), su nivel más bajo desde finales del pasado mes de septiembre, lo que supone la pérdida de 2.966 millones de euros de capitalización en una sola sesión.

De hecho, en lo que va de semana las acciones de la multinacional nipona han perdido un 30% de su valor, lo que supone una caída de 4.661 millones de euros de la capitalización bursátil de Toshiba en apenas tres sesiones.

Como consecuencia del deterioro, Toshiba revisará sus previsiones financieras para el cierre del año fiscal y publicará “lo antes posible” sus nuevas proyecciones una vez pueda determinar el impacto de la operación en las cuentas de Westinghouse, aunque advierte de que provocará un “impacto negativo” en sus cuentas anuales.