La entidad ofrece préstamos flexibles con plazos de entre 6 meses y hasta 3 años porque mantienen “expectativas positivas” en Bolsa.

Los bancos buscan alternativas para lograr mejorar sus márgenes. BBVA está mostrando sus armas. Según una propuesta enviada a mediados de noviembre por la entidad privada, tanto clientes de form

bbva
Imagen de registro de una sucursal del BBVA

a directa como a intermediarios de estos, le ofrecen créditos “con garantía pignoraticia de acciones”. Es decir, para adquirir activos de renta variable con apalancamiento.

El banco argumenta esta oferta por las buenas perspectivas que baraja. “Quería comentarte que estamos ofreciendo financiación para compra de activos. Dada la evolución de los mercados y unas expectativas positivas para los próximos meses, puede ser un buen momento para aumentar posiciones en renta variable, como acabamos de hacer en nuestras carteras modelo”, señala el portavoz de la entidad.

Las características del crédito son las siguientes: préstamos desde 6 meses a 2 ó 3 años sin comisión de apertura ni cancelación anticipada y un tipo de interés del entorno del 3,5%. BBVA Banca Privada indica que el tipo de interés “se podría ajustar dependiendo del importe” y, además, señala que “se podría estudiar carencia de capital”.

Fuentes de diferentes family office y de entidades de banca privada aseguran que hace años que había dejado de ser habitual este tipo de ofertas, a no ser que el cliente lo solicitara.